,

Nueva campaña de la DGT: No debemos tirar cosas por la ventanilla

Este verano se esperan más de 95 millones de desplazamientos largos por carretera.

Si los ocupantes de los vehículos siguen tirando colillas, bolsas o basura por las ventanillas de sus vehículos, se podrían llegar a acumular más de una tonelada de residuos en los arcenes, con el peligro que esto conlleva.

Por este motivo, la Dirección General de Tráfico (DGT) impulsa un año más una campaña de sensibilización del Proyecto Libera, proyecto creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, para que no se arroje residuos desde la ventana del coche en los desplazamientos de este verano.

CONSECUENCIAS AMBIENTALES Y PELIGRO PARA PEATONES

La campaña, que lleva como lema ‘Tirar basuraleza en la carretera nunca lleva a un buen lugar’, va acompañada de un informe que refleja las consecuencias ambientales que conlleva el abandono de residuos en el arcén, la calzada o las cunetas, como incendios, siniestros o atropellos de fauna, según informó este martes el Proyecto Libera.

Uno de los peligros provocados por los desechos en cunetas es el fuego, ya que las colillas mal apagadas suponen un riesgo directo de incendio, y los restos de cristales pueden acumular la luz en un punto, provocando un ‘efecto lupa’ que inicie la ignición.

Por otro lado, el informe indica que la acumulación de basura también aumenta el riesgo de inundaciones, al impedir el correcto funcionamiento de las vías de encauzamiento del agua. Su presencia en calzadas y carreteras también pone en peligro a conductores y transeúntes, al obligarles a sortear los impedimentos, convirtiendo estos restos en causa directa de accidentes de tráfico.

Además, el vertido de sustancias tóxicas en los arcenes, como termómetros o baterías de coche, aunque constituye tan sólo un 6,6% de los deshechos abandonados, deriva en un alto impacto en el entorno.

Por otra parte, el informe refleja que la principal fuente de estos residuos son los conductores, en un 53% de los casos, y los peatones, en un 23%, a los que se une la pérdida de cargas en camiones, coches y camionetas, elementos que puedan desprenderse de los vehículos y pérdidas de aceite de los motores.

EDUCACIÓN AMBIENTAL

“La educación ambiental es la mejor de las herramientas para corregir el hábito tan poco respetuoso con los entornos naturales que supone el arrojar residuos desde los vehículos. Estudios realizados en Estados Unidos nos muestra cómo han reducido en un 60% los residuos abandonados en la cuneta después de 50 años de campañas nacionales alertando de estos problemas.

Debemos persistir en este mensaje”, indicó Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto Libera en SEO/BirdLife.

Sara Güemes, coordinadora del Proyecto Libera en Ecoembes, recordó que la DGT prevé 95 millones de desplazamientos largos por carretera durante este verano. “Hacemos este llamamiento a los ciudadanos para que sean responsables y no tiren ‘basuraleza’ desde sus vehículos”, concluyó.